Algunos conceptos básicos sobre PIAS, PPA y Planes de Pensiones

Dado que hay distintos productos para el ahorro, debemos ayudar a nuestro cliente a que elija el que mejor se adapte a su situación personal. Sabemos que muchos clientes no tienen gran conocimiento sobre ahorro, inversión, fiscalidad… por lo que debemos asesorarlos de forma sencilla y clara.

¿Qué podemos contarles sobre Planes de Pensiones?

 Son instrumentos financieros de ahorro para la jubilación. en los que el cliente realiza aportaciones periódicas del importe y la periodicidad que desee. Esto le permitirá disponer de un capital o una renta en el momento de la jubilación, en caso de incapacidad o de fallecimiento.

Este producto no es aconsejable para clientes “que buscan seguridad o garantías” ya que los Planes de Pensiones, aunque pueden presentar estructuras de inversión de carácter conservador no tienen una rentabilidad garantizada. Los derechos económicos del cliente de PPI sufrirán oscilaciones, al alza y a la baja, durante toda la vida del Plan por lo que es muy importante ajustar el riesgo del Plan al perfil del cliente, teniendo en cuenta que dicho perfil puede ir cambiando a lo largo del tiempo en función de la situación de los mercados financieros, el tiempo restante hasta su disposición, el capital acumulado y por supuesto la mayor o menor aversión al riesgo  y sus expectativas de obtención de rentabilidad.

Tampococoins-1523383_960_720 son aconsejables para clientes que quizá necesiten liquidez antes de vencimiento, ya que, a pesar de que se les ha dotado de cierta liquidez con la última modificación del reglamento, (disposición anticipada transcurridos 10 años desde la modificación) las aportaciones de los planes de pensiones no se pueden recuperar hasta que no se llegue a la edad de jubilación, exceptuando las situaciones de fallecimiento del titular, enfermedad grave o paro de larga duración.

¿Quién puede estar interesado en planes de pensiones? Personas jóvenes y “arriesgadas” a las que no les preocupe aguantar los vaivenes de los mercados financieros y, a largo plazo, recuperarse de las pérdidas, si las hubiera.

También son recomendables para clientes que necesiten beneficios fiscales, porque la mayor ventaja de los Planes de Pensiones es el ahorro fiscal.

Cuando la edad de jubilación está más próxima, es recomendable optar por modalidades más conservadoras que garanticen el capital invertido a cambio de una rentabilidad inferior.

¿Qué decir sobre el Plan de Previsión Asegurado (PPA)?

El PPA permite al cliente generar un ahorro garantizado y flexible destinado a la inversionjubilación. En este caso, a diferencia de los Planes de Pensiones, el cliente tendrá una rentabilidad garantizada. Está enfocado por tanto a un cliente que no tenga necesidad de liquidez a corto o medio plazo pero que sea “conservador” y quiera garantía de rentabilidad a vencimiento. Por lo demás, en temas fiscales, coberturas en caso de fallecimiento, invalidez, liquidez y aportaciones funciona igual que los Planes de Pensiones.

¿Y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)?

Los PIAS son productos financieros relativamente jóvenes y toman la forma de un seguro de vida, aunque se les considera productos de ahorro.

Los PIAS cubren el vacío que dejaban los planes de pensiones y PPAs: La liquidez. En el caso de los PIAS el ahorrador puede rescatar el capital en caso de necesidad. Además puede decidir quién es el beneficiario del seguro en caso de fallecimiento. Otra de las ventajas es que el importe de las aportaciones lo decide el partícipe, por lo que se adapta a todo tipo de ahorradores.

Con respecto a las ventajas fiscales, los rendimientos obtenidos en un  PIAS, hasta la constitución de la renta,  están exentos de tributación. Además,  si al vencimiento se percibe en forma dmoney-1017463_960_720e renta vitalicia asegurada, ésta tendrá importantes deducciones en función de la edad del perceptor en el momento de recibirla, siempre  con la condición de que haya transcurrido un mínimo de diez años desde la primera aportación y además el asegurado puede valorar sus pros y contras antes de decidir entre recibirlo como renta vitalicia o como capital. Es un producto que ofrece su mayor eficiencia en un plazo superior a diez años.

¿Cuál sería el cliente ideal para PIAS? Padres o madres de familia de mediana edad con patrimonio moderado que quieran garantizar una seguridad económica en caso de necesidad o cuando ellos falten.

 

Anuncios